martes, 19 de junio de 2018

Las palabras... no se las lleva el viento

Una mala palabra a un niño puede llevarle a la autodestrucción o la destrucción de los otros”.
Luis Castellanos, propone un cambio educativo en 'Educar en lenguaje positivo'. ¿Qué consecuencias tiene utilizar este tipo de expresiones cuando nos dirigimos a los menores?.

Frases como “Si suspendes no vas a ser nada en la vida”, “Si no estudias, no sales de casa”, “No vas a aprobar”, “Mejor ni lo intentes”, “Esto no se te da bien” han sonado, al menos, una vez en la vida de cualquier estudiante en nuestro país. ¿Qué consecuencias tiene utilizar este tipo de expresiones cuando nos dirigimos a los menores?.
El pionero en la investigación del lenguaje Luis Castellanos propone un cambio educativo en su último libro Educar en lenguaje positivo (Paidós). Los fundamentos científicos y la metodología de su Proyecto “Palabras Habitadas, que recientemente se ha puesto en práctica en el Instituto Profesor Julio Pérez, de Rivas-Vaciamadrid, se exponen en este libro como recurso educativo para padres y profesores.

Pregunta. ¿Cómo influye la palabra en el pensamiento y éste en el comportamiento del niño?.
Respuesta. Que el pensamiento moldea el cerebro está demostrado científicamente, con estudios que analizan cómo una mala palabra disminuye la capacidad cognitiva del sujeto. Hasta ahora, la Humanidad ha sobrevivido gracias a una serie de emociones negativas, como el miedo, porque el miedo nos defendía ante las amenazas. Pero esto ya no es necesario. Influimos en las capacidades de los niños a través del lenguaje y de las palabras que usamos con ellos.

P. ¿Y cómo se puede motivar a un niño a que estudie o se esfuerce a través de un lenguaje positivo?.
R. No se trata de un optimismo buenista, sino de dar herramientas para el día a día. El error ha sido pensar que el éxito en la vida dependía de una consecución de cosas: estudios, trabajo, casa, pareja, hijos. ¿Eso garantiza una vida feliz?. No, los padres no quieren que los hijos sean clones de ellos, sino que sean felices, que su historia de vida sea digna. El mundo nos duele porque nos han apretado los tornillos en la cabeza que son las palabras. No hemos prestado atención en la enseñanza y en casa al lenguaje que utilizamos hacia nosotros mismos y hacia los demás.

P. Un cerebro al que han hablado con malas palabras, ¿es diferente al cerebro que ha escuchado palabras positivas?.
R. Rotundamente, sí. Nosotros lo llamamos “palabras habitadas”, que elegimos conscientemente. El cerebro es maleable y las conexiones sinápticas se ven influidas por las palabras, como expusimos en el libro anterior, La ciencia del lenguaje positivo. Hace años publicamos en Plos One los resultados de un experimento que hicimos con deportistas y estudiantes. Buscábamos “palabras clave”, positivas o negativas, y medíamos cómo reaccionaba el sujeto a los estímulos cuando escuchaba unas u otras. Medimos las reacciones cerebrales con resonancia magnética y electroencefalografía. Y comprobamos cómo, ante las palabras positivas, los sujetos eran más rápidos en la prueba y acertaban mejor a los estímulos. Esto es clave en la enseñanza y la comunicación con los estudiantes. Mejora su rendimiento cognitivo y su memoria con solo introducir cambios en el lenguaje con el que nos dirigimos a ellos.

P. ¿Qué consecuencias tiene a medio y largo plazo estas palabras negativas o el silencio?.
R. No somos conscientes del daño que hace el castigo del silencio. Se le pasan mil cosas por la cabeza a ese niño: “¿qué he hecho mal, y si mis padres ya no me quieren, y si no me vuelven a hablar?”. Su autoestima empieza a descender. El silencio se convierte en el mayor bullicio negativo en la cabeza de una persona. Un niño al que sus padres han castigado con el silencio en la infancia lo usará también como presión hacia sus iguales en su madurez. Tenemos que tomar conciencia de todo esto y “habitar” las palabras: escogerlas. Hasta ahora no sabíamos que una mala palabra a un niño puede llevarle a la autodestrucción o la destrucción de los otros. Pero ahora que lo sabemos, no podemos ignorarlo. El futuro de nuestros hijos, sus vidas, depende de ese uso del lenguaje.

P. ¿Qué han descubierto en el experimento “Palabras Habitadas” puesto en práctica en el instituto Profesor Julio Pérez de Madrid?.
R. Fue asombroso comprobar cómo un año de trabajo introdujo grandes cambios en las clases, incluso con los niños más “disruptivos”, aquellos sentados en la última fila, capaces de romper una clase. Utilizamos todas las herramientas disponibles, como pegar palabras concretas en sus zapatos, escribir una frase motivadora en la pizarra… escribir el “Cuaderno de las Palabras Habitadas”, con objetivos. En un curso escolar vimos el cambio, que nos sorprendió a todos: los niños mejoraron su rendimiento, su capacidad de concentración y su relación con los iguales, con los profesores y sus padres. Solo hizo falta cambiar el lenguaje que se utilizaba en el día a día.

P. En su metodología propone a padres y profesores unas “listas de comprobación” para introducir estos cambios. ¿En qué consisten y para qué sirven?.
R. Consiste en escribir listados con las palabras que usamos, para ser conscientes de cómo nos expresamos. Una anécdota curiosa sobre esto es cuando trabajamos con padres, que no se dan cuenta del lenguaje que usan con sus hijos. Las listas de comprobación les hacían ver que por las mañanas no habían dado los “buenos días” a sus hijos, mirándoles a los ojos. Despedirte de ellos, desear que tengan un buen día, preguntarle cómo está. En cambio, podían haber empleado palabras malsonantes o críticas. Vale. No se trata de autoflagelarse. No somos perfectos: si has tenido una discusión con tu hijo o le has hablado mal, no pasa nada. Reconcíliate, toma conciencia y elige mejor tus palabras la próxima vez.

P. ¿Por qué no se incorpora a la enseñanza todo este conocimiento sobre la influencia y el riesgo del lenguaje?.
R. Esto requiere una franqueza absoluta: la educación en España tiene un problema y son los políticos, que han caído en la “psicología de la escasez”. No hay pactos educativos. Tenemos un alto índice de abandono y fracaso escolar. Cuando les planteas la evidencia científica y les pides medidas te dicen “Uy, sí, el lenguaje es importantísimo, vamos a hacer cosas”. Pero nunca se da el paso, no se toman decisiones políticas mientras el bullying se extiende y los niños se dicen barbaridades frente a un espejo. Aprenden mucho de matemáticas, tecnologías o historia, pero poco de cómo hablarse a sí mismos. En Canadá y Francia quieren introducir el lenguaje positivo como base de la inteligencia emocional dentro de la enseñanza. Es un primer paso. Si las instituciones no lo hacen, mi petición sería que los colegios, los profesores, las asociaciones de padres se pongan en contacto con nosotros. Ellos tienen las herramientas: el lenguaje es gratis. Nosotros sólo tenemos que enseñarles cómo funcionan las palabras.


PARA AMPLIAR:
PARA LA REFLEXIÓN Y DIÁLOGO EN FAMILIA:

  • Entre tantos avances tecnológicos, la enorme presión para que todo el mundo entre y se maneje para todo con internet en todos los ámbitos, ¿nos estaremos olvidando de VIVIR nuestras relaciones más cercanas y saber comunicarnos adecuadamente?. ¿Qué ejemplos pondríamos para argumentar nuestra respuesta?.
  • ¿Qué destacaríamos de las ideas que Luis Castellanos nos plantea en esta entrevista y en la demás documentación complementaria que aporta esta entrada?.
  • ¿Cómo podríamos en nuestra familia fomentar y desarrollar una "comunicación más en positivo" de como la hemos vivido hasta ahora?.
  • ¿Qué sugerencias nos haríamos unos a otros al respecto para ayudarnos a mejorar?.

domingo, 10 de junio de 2018

¿Qué nómina merecería el trabajo de ama de casa?

Su labor no está reconocida, pero la factura del ama de casa en España supera los 2.500 euros al mes.
Imagine que es usted joven, que vive con sus padres y que, un buen día, preguntando por la ropa limpia y ¿qué hay de comer?, su madre le dice: "Son 12,50. Con planchado hay suplemento. La comida, menú del día, otros 12 euros". ¿Cuánto vale el trabajo del ama de casa?. El periodista Nicolás de Cárdenas hace un cálculo.

Parece evidente que el valor de un ama de casa (o un amo de casa, aunque sean menos los varones que asumen esta tarea) es incalculable desde muchos puntos de vista.
Pero no es menos cierto que el hecho de “no externalizar” determinados trabajos imprescindibles suponen para cada familia un ahorro que puede llegar a ser vital para su supervivencia económica, aún más en tiempos de crisis.
El Parlamento Europeo, en junio de 2015, señalaba en un informe la necesidad de que haya un mayor reconocimiento a labores como la maternidad, el cuidado de los niños o de dependientes, que incluye una valoración económica: “Este trabajo es raramente remunerado y la sociedad no lo valora adecuadamente, pese a que posee una enorme importancia social, contribuye al bienestar social y puede medirse con indicadores económicos como el PIB”.

En marzo de 2016, un tatuador de Florida colgó un mensaje en su perfil de Facebook que ha sido compartido más de 400.000 veces y ha generado más de 700.000 reacciones y cerca de 500 comentarios. Dice así:
Mi esposa no trabaja. Mi esposa no trabaja!!! Conversación entre un esposo (h) y un psicólogo (p):
P: ¿Qué hace para ganarse la vida, señor Rogers?
H: Yo trabajo como contable en un banco.
P: ¿Y su esposa?
H: No trabaja. Ella es ama de casa.
P: ¿Quién prepara el desayuno para su familia?
H: Mi mujer, porque ella no trabaja.
P: ¿A qué hora se levanta su mujer?
H: Se despierta temprano para organizarlo todo. Prepara el almuerzo para los niños, se asegura de que estén bien vestidos y peinados, que desayunen, que se cepillan los dientes y lleven todas las cosas del colegio. Despierta al bebé y le cambia los pañales y la ropa. Le amamanta, también.
P: ¿Cómo van sus hijos al colegio?
H: Los lleva mi mujer, porque ella no trabaja.
P: Después de llevar a sus hijos al colegio, ¿qué hace?
H: Normalmente piensa en algo que pueda hacer para aprovechar que está fuera, para no tener que sacar y meter la sillita del coche muchas veces, como pagar facturas o hacer la compra. A veces, si se olvida algo, tiene que hacer el viaje otra vez, con el bebé a cuestas. Cuando vuelve a casa tiene que alimentar al bebé de nuevo, cambiarle el pañal y prepararle para su siesta. Ordena la cocina y luego se encarga de la colada y de la limpieza de la casa. Ya sabe, porque ella no trabaja.
P: Por la noche, después de volver a casa desde la oficina, ¿qué hace usted?
H: Descanso, por supuesto. Bueno, estoy cansado después de trabajar todo el día en el banco.
P: ¿Qué hace su esposa por la noche?
H: Hace la cena, se la sirve a mis hijos y a mí; friega los platos, ordena una vez más la casa, se asegura de que el perro está en casa y guarda los restos de la cena. Después de ayudar a los niños con los deberes les pone el pijama y cambia al bebé los pañales; les da un vaso de leche y se asegura de que se cepillen los dientes. Una vez en la cama se despierta varias veces para dar el pecho al bebé y cambiarle los pañales si lo necesita mientras descansamos. Porque ella no tiene que levantarse temprano para ir a trabajar.

Años antes, en 2003, san Juan Pablo II había apuntado la necesidad de reconocer económicamente el trabajo de quienes se dedican en cuerpo y alma al servicio doméstico de las familias en la exhortación postsinodal Ecclesia in Europa.
La Iglesia, especifica el documento, desea que el servicio prestado por la madre, del mismo modo que por el padre, en la vida doméstica, se considere como una contribución al bien común, incluso mediante formas de reconocimiento económico.
¿Un salario para el ama de casa?, ¿un salario maternal?.
El debate está sobre la mesa. Sería una forma de reconocer siquiera parcialmente la labor callada, escondida, pero absolutamente imprescindible de un tipo de trabajadoras que están fuera del mundo laboral, aunque en la práctica trabajen más horas y más duro que buena parte de la población activa.

Salario indirecto, jubilación y baja subvencionada.

La investigadora del Centro Superior de Investigaciones Científicas, Mª Ángeles Durán, explica en su estudio titulado ‘El trabajo no remunerado en la economía global’ que el Producto Interior Bruto de España aumentaría un 53% si se pagara el trabajo no remunerado que, de manera mayoritaria, realizan las mujeres.
Organizaciones internacionales como la plataforma Women of the World sostienen que, pese a la constatación del peso global que esta actividad tiene en la economía de un país, “se hacen necesarias medidas para paliar la situación de vulnerabilidad y discriminación que padecen las mujeres que se dedican de forma exclusiva o mayoritaria a estas labores”.
Entre estas medidas, contenidas en el documento ‘Soy mujer, soy madre’ se encuentra la propuesta de un “salario indirecto” a través de subvenciones y prestaciones en las que la categoría “dedicación exclusiva a la familia” tenga una bonificación especial.
También se aboga por la implantación de deducciones en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) cuando uno de los cónyuges desempeñe labores no remuneradas en el seno del hogar familiar y el incremento de los mínimos vitales a desgravar en el IRPF a fin de consolidar a nivel sociopolítico la consideración de la dedicación exclusiva a la familia como un bien social.
Women of the World, en esta línea de reivindicación de la dedicación exclusiva al hogar, apuesta por el reconocimiento de una jubilación pensionada para estas personas, como ya se hace, por ejemplo, en Ecuador o Argentina.
Otra medida de reconocimiento sería un sistema equiparable al de la baja laboral tanto por enfermedad como por maternidad, o de ayuda específica en dichos periodos.
Durante un tiempo, el Ayuntamiento de Madrid tuvo abierto un programa llamado ‘Primeros días’ en el que se ofrecía una prestación especializada de ayuda a domicilio de un mínimo de 14 horas en los tres primeros meses de vida del recién nacido para madres solteras, en caso de partos múltiples, nacimiento a partir del tercer hijo o familias con discapacidad.

La ‘factura sombra’ de las amas de casa.

Los estudios macroeconómicos, efectivamente, ofrecen datos sobre el impacto global que esta actividad no remunerada ejerce sobre la cuenta de resultados de un país.
Pero ¿cómo calcular en concreto el coste del tiempo dedicado a la limpieza, la costura, la plancha, la cocina, hacer la compra, cuidar de los hijos, etc?.
¿Cómo elaborar una ‘factura sombra’, como las que se envían a los ciudadanos tras recibir, por ejemplo, determinados servicios sanitarios en la red pública?.
Hace algunos años, la Confederación Española de Organizaciones de Amas de Casa (CEACCU), ya disuelta, aseguraba que el sueldo medio neto por estas tareas debía rondar los 1.700 euros al mes por 40 horas semanales.
En su desglose, consideraban que:
  1. unos 500 euros correspondían a la limpieza y mantenimiento del hogar;
  2. planchar y coser 270 euros;
  3. otros 400 euros por encargarse de los niños pequeños (llevarlos y traerlos del colegio, darles la merienda, estar con ellos por la tarde, etc.);
  4. los trabajos relacionados con la cocina (guisar, organizar menús, preparar tarteras) otros 426 y
  5. unos 150 euros en concepto de clases particulares y otras tareas.
Manuel Llamas, periodista experto en asuntos económicos, considera que la forma más lógica de calcularlo sería por comparación con una empleada de hogar interina a tiempo completo.
Según la web especializada Home Staff, el salario aproximado de una empleada del hogar fija interna con un horario de 40 horas semanales ronda entre los 900 y los 1.200 euros netos al mes por 13 pagas, con un total de entre 11.700 y 15.600 euros anuales.
Teniendo en cuenta que las amas de casa dedican más de 40 horas a la semana a estas tareas, esta cifra aumentaría.
Así, calculando 12 horas de trabajo de lunes a sábado (pongamos que ‘se da libre’ el domingo), supone 72 horas a la semana, por lo que “su sueldo de mercado, por así decirlo, se aproximaría a los 2.160 euros netos”, señala Llamas.
Pero claro, un ama de casa no “se da libre” ni los domingos, tal es su entrega. Por lo que, calculando un total de 12 horas diarias, 84 a la semana, el sueldo mensual ascendería a 2.520 euros.
A la cifra neta de 2.520 euros habría que añadir los gastos de Seguridad Social, que pueden variar en función del tipo de familia. Si consideramos la cotización del régimen general, la cuota a pagar sería de 238,03€.
En el caso de familias numerosas, esta cuota se reduciría hasta los 169 euros y si fuera de categoría especial, hasta 120.
Así, la cifra se elevaría a un total que oscilaría entre 2.640 y 2.758,03 euros. A esto habría que añadir otras tareas que suelen hacer las amas de casa aunque no las empleadas del hogar, como el apoyo escolar a los niños.
Esto supondría añadir entre 15 y 22 euros por hora, dependiendo de la materia y de si lo comparamos con lo que gana un profesional de la enseñanza o lo que cobra un mero estudiante por dar clases particulares.

La cuenta, proveedor por proveedor.

Otra forma de calcular el valor económico del trabajo de las amas de casa es acudir al mercado a comprobar los precios que ofrecen diferentes proveedores de servicios básicos como guardería, planchado, limpieza, transporte, clases, gestoría, compras o reparaciones y mantenimiento de la casa.
Como es obvio, esta cuenta no es igual para una familia con dos hijos, o una de familia numerosa o con categoría administrativa de numerosa especial.
Tomando una a una las tablas de precios de estos proveedores de servicios (www.teloplancho.es, www.cocineroadomicilio.es, www.ayudaTPymes.com, www.gestionesyrecados.es, www.telemanitas.es) o administraciones públicas como el Ayuntamiento de Madrid, la cifra ronda los 2.000 euros.
A estos 2.000 euros habría que sumar otros conceptos que subirían la cuantía como los primeros auxilios, las horas extras, y todos los servicios realizados con ‘recargo’ de urgencia y nocturnidad.
Se haga como se haga la cuenta, una cosa está clara: No importa el precio que se le ponga al trabajo del ama de casa. Vale mucho. Y es impagable.

PARA AMPLIAR O CONTRASTAR:
PARA LA REFLEXIÓN Y DIÁLOGO EN FAMILIA:
DINÁMICA:
  1. A cada uno de los miembros de la familia que conviven bajo un mismo techo se les plantean estas preguntas:
    • ¿Qué entiendo por "tareas domésticas".
    • ¿Cuántas y cuáles son las que en nuestro hogar se desarrollan?.
    • ¿Cuándo se están llevando a cabo?.
    • ¿Cuánto tiempo lleva cada una de ellas?.
    • ¿Qué es necesario para que esa actividad se pueda hacer bien?.
    • ¿Quién o quiénes las pueden hacer?. ¿Quién o quiénes son, de hecho, la o las personas que las realizan la mayoría de las veces?.
    • ¿Cómo podría hacer para colaborar -no ayudar- y corresponsabilizarme más en la buena realización de estas tareas?.
  2. Una vez cada cual ha contestado con sencillez y honestidad a las cuestiones anteriores ponemos en común las respuestas para fijarnos ahora en lo siguiente:
    • Los parecidos y diferencias que hallamos en las respuestas que cada miembro del hogar va dando.
    • Los requisitos necesarios para que estas tareas se puedan realizar bien y sean satisfactorias para todos.
    • A qué nos comprometemos cada uno en el hogar para que haya mayor corresponsabilidad, mayor implicación de todos.
  3. A partir de esto nos planteamos y DIALOGAMOS juntos:
    • ¿En qué estamos haciendo bien las cosas y qué está ayudando a que así sea.
    • ¿En qué necesitamos mejorar y cómo tendríamos que hacerlo?.
    • ¿Qué sugerencias nos damos unos a otros para mejorar en corresponsabilidad y que la práctica real nos sirva para sentirnos mucho mejor con nosotros mismos y con los demás?.

viernes, 1 de junio de 2018

7 secretos para conseguir un matrimonio feliz

Todos ellos válidos para los jóvenes y para los más veteranos.
Las cualidades de las que habla quien los comparte valen por igual para los matrimonios jóvenes como para los que llevan décadas casados.

martes, 22 de mayo de 2018

8 errores a evitar en la comunicación con los hijos adolescentes

Hablar con adolescentes es complicado... a veces es mucho mejor escucharles.

A partir de la adolescencia se pone difícil el diálogo entre padre e hijos, o incluso entre profesores y monitores adultos y los chavales a su cargo. Hay además una serie de errores comunes por parte de los adultos que dificultan ese diálogo.

sábado, 12 de mayo de 2018

¿Estás pensando en comprarle un smartphone a tu hijo?

Antes de adquirir ese smartphone responde con honestidad a las preguntas que luego plantearemos.
           
El uso de las nuevas tecnologías y gadgets han tenido un crecimiento exponencial, por lo tanto, no es extraño que cada integrante de la familia cuente con un Smartphone. Sin embargo una de las preguntas que se hacen los padres de familia es ¿cómo saber si su hijo ya está preparado para tener uno?. A esa pregunta quiere responder Verónica González, especialista de Red Familia, en Aleteia.

miércoles, 2 de mayo de 2018

6 claves para ser el héroe de tus hijos

Seis jugadas para convertirte en un héroe a ojos de tus hijos y hacerlos felices... aunque protesten.
Ellos ya te ven como un héroe. Se trata de serlo para no defraudar sus expectativas. Eso no implica ser perfecto, pero sí un compromiso definitivo.

"Es necesario que los padres se vean a sí mismos de la misma manera que los ven sus hijos. Te guste o no, eres el centro de su mundo, la pieza clave de tu familia, el héroe del que todos dependen. Si no estás presente ni te involucras, tus hijos acabarán sufriendo las consecuencias".

La pediatra Meg Meeker, autora del best seller "Padres fuertes, hijas felices", hace esta afirmación tajante en su nuevo libro, "Héroe". Cómo ser el padre fuerte que tus hijos necesitan (Ciudadela). Su apuesta es que los hombres recuperen en la familia el papel que la cultura ambiente les niega, pero al que ellos mismos también son a veces renuentes con excusas o prioridades diversas.

lunes, 23 de abril de 2018

Disciplina positiva o cómo educar con afecto y firmeza

Este paradigma propone que los adultos trabajemos en nosotros mismos para llegar de una forma más compasiva a los niños.

Abordar en pocas palabras qué es disciplina positiva es un gran desafío para mí. Lo intento y quedo a disposición en comentarios para seguir conversando. Las historias de los niños, relatadas por los adultos, pasan de los tintes más tiernos a los más abrumadores. No hay educador que no vea empañadas sus relaciones con la infancia, de manera más o menos asidua. En ocasiones, incluso, nos vemos en el centro de un remolino sin saber cómo vamos a salir del enredo. Educar no es fácil.

viernes, 13 de abril de 2018

15 consejos prácticos para evitar crear pequeños adictos a las pantallas

La adicción a las pantallas se está convirtiendo en un problema de primera magnitud.
Los efectos que las pantallas, ya sean tabletas, móviles, ordenadores o la televisión, pueden tener en los niños pueden ser nefastos. Las consultas de muchos neuropsicólogos y también de pediatras se están llenando de pequeños adictos. Los efectos pueden pasar de un mal humor constante y conductas violentas a diagnósticos de déficit de atención o hiperactividad.

martes, 3 de abril de 2018

Qué hacer si tiene retraso madurativo

Posted on 4 septiembre, 2017 by jesusjarque
“A nuestro hijo de 3 años le han diagnosticado retraso madurativo, qué puedo hacer, qué actividades me recomienda”. Esta es una consulta que recibo con mucha frecuencia por parte de familias afectadas. Por eso, en esta entrada voy a tratar de ofrecer una serie de orientaciones para responder a esa inquietud: Qué hacer si tiene retraso madurativo.

sábado, 24 de marzo de 2018

Habla de sexo con tus hijos

El consejo de un psicopedagogo: háblale de sexo a tus hijos o lo harán otros y les manipularán.
El sexo está en todas partes y suscita la curiosidad de los niños: se trata sólo de decidir quién se lo cuenta... y qué y cómo. Y deberían ser sus padres.
Enrique Chuvieco / ReL9 septiembre 2017

Todas las preguntas que pueden plantear los niños de corta edad sobre el sexo, y respuestas sencillas, concretas y prácticas, con la verdad por delante, adaptadas en su expresión a la mentalidad del pequeño: eso es lo que ofrece Pedro Pérez Cárdenas en La educación sexual de los hijos (Digital Reasons).

jueves, 15 de marzo de 2018

¿Urge la belleza, el asombro y la trascendencia en la educación?

Catherine L´Ecuyer explica por qué.
Catherine L´Ecuyer es una de las grandes divulgadoras en temas de educación en España, lo que le ha llevado incluso a asesorar al Congreso de los Diputados. En este momento su libro Educar en el Asombro va por la 21ª edición mientras que Educar en la Realidad ya alcanza la quinta, habiendo sido traducido a cinco idiomas. Esta canadiense madre de cuatro hijos y residente en Barcelona es una firme defensora del juego en los niños y critica que se les quiera convertir en adultos antes de tiempo. "Necesitan menos pantallas y más realidad", insiste.

Sus tesis son revolucionarias precisamente porque beben de las verdades de siempre. Y realizó este camino desde la empresa gracias a su experiencia como madre, pues la familia es una escuela de vida.
Religión en Libertad ha hablado con esta escritora, que además es católica practicante.

lunes, 5 de marzo de 2018

Primeras salidas nocturnas de tu hijo adolescente (y II)

Continuación del artículo sobre "Las primeras salidas nocturnas del hijo adolescente" que la CONCAPA (Confederación Católica Nacional de Padres de Familia y padres de Alumnos) propone.
Era un decálogo de actuaciones de las que quedaban por describir cuatro más:

¿Por qué establecer límites horarios?.
En primer lugar, la existencia de los horarios tiene que ver con la necesidad de establecer normas y límites. Estos están dirigidos, como se exponía en el punto anterior, a garantizar la seguridad, el autocontrol y el manejo de una vida saludable del menor. Y, en última instancia, bien gestionados contribuirán a mejorar la eficacia educativa de la disciplina en su proceso de socialización.

sábado, 24 de febrero de 2018

Primeras salidas nocturnas de tu hijo adolescente (I)

La libertad y la autonomía son cualidades que el adolescente debe construir progresivamente respetando las normas y los acuerdos alcanzados con sus padres. Para planificar las primeras salidas nocturnas del hijo adolescente la CONCAPA (Confederación Católica Nacional de Padres de Familia y padres de Alumnos) propone un decálogo de actuaciones que en este blog vamos a subdividir en dos partes (para no hacer el artículo excesivamente largo):

jueves, 15 de febrero de 2018

10 claves de la educación del futuro

Poner límites, enseñar a escuchar y leer, ser perseverante... Leer libros, saber historia y literatura, entender el pasado... será clave, y nada desdeñable.
Olga R. Sanmartín, del diario El Mundo, ha acudido a Doha, Qatar, a la Cumbre Mundial sobre Innovación en la Educación, la famosa WISE Summit 2017 (www.wise-qatar.org/summit) que ha reunido una vez más a los mayores expertos en enseñanza del mundo entero.  

En esa cita ha quedado claro que ni la postmodernidad ni la capacidad de adaptarse o de innovar van a ser más importantes en las nuevas generaciones que habilidades clásicas como saber leer y entender lo que se lee, tener certezas firmes y valores éticos, reglas bien delimitadas y disciplina. Lo clásico sigue siendo eficaz, y en el siglo XXI, más global y tecnológico que nunca, se verá claramente. 
La periodista de El Mundo lo resume en 10 conceptos-clave que marcarán la educación eficaz.

lunes, 5 de febrero de 2018

Amar es más que un sentimiento

Jesús nos pide incansablemente que nos amemos entre nosotros como hermanos, que lo amemos a Él y que el amor sea la vara con la que midamos todas nuestras acciones. Teológicamente, el amor es una virtud y le llamamos “caridad” (cf CIC 1822). Sencillo en el papel pero no tan sencillo en la práctica. Sebastián Campos de Catholic-Link, nos da 15 consejos.

No es tarea fácil vivir todos nuestros “amores” de forma plena y entregada como se supone que debería ser idealmente. De hecho, nuestra relación de amor con Dios, muchas veces es completamente diferente a la que tenemos con nuestros hermanos y ésa es una de las piedras que nos lanzan los no creyentes y opositores al cristianismo, al decirnos hipócritas, personas que predicamos cosas que no vivimos.