sábado, 10 de diciembre de 2016

"Retrouvaille", una oportunidad

Retrouvaille, el programa de matrimonios que superaron su crisis y hoy ayudan a otras parejas.
La mayoría de las parejas y matrimonios que se rompen ni siquiera intentan recurrir a terapia... Retrouvaille es especial porque matrimonios que superaron su crisis ayudan a otros.
Queremos decir a los matrimonios que no tengan miedo a llamarnos, que no tengan miedo a reconstruir su matrimonio, lleven los años que lleven juntos, e incluso si ya están separados”.
Juan Moreno y María Rosa Nodrid llevan 25 años casados, son padres de seis hijas, y actualmente forman parte del equipo de Retrouvaille (www.retrouvaille.es) en Madrid, un programa católico para sanar matrimonios y salvarlos de la ruptura, que cuenta con un índice de éxito de más del 80 por ciento.

Grietas que conducían a la separación.

En un momento de sus vidas, Juan y María Rosa empezaron a ver con estupor que su matrimonio empezaba a resquebrajarse hasta el punto de plantarse seriamente la separación.
Era muy difícil reconocer social y familiarmente que nuestro matrimonio se estaba secando, sobre todo porque vivíamos dentro de la Iglesia. Parece que cuando eres católico no puedes reconocer derrotas, y menos en el matrimonio. Pero apareció en nosotros la soledad y nos acostumbramos a vivir en ella, explica Juan.
Fue en esta situación de inmensa fragilidad cuando decidieron dar una última oportunidad a su proyecto de vida en común y hacer el programa de Retrouvaille.
María Rosa reconoce que, por entonces, vivían “en la misma casa pero cada uno por su lado, y que incluso habían dejado de quererse, pero, después del programa, su vida dio un vuelco cuasimilagroso:Volvimos a recuperar la ilusión de cuando éramos novios y de retomar el proyecto que teníamos en común; redescubrimos nuestro matrimonio, comenzamos a hablar de nuevo y volvimos a creer que nuestro vínculo era una obra perfecta de Dios, añade María Rosa.
Después de que Retrouvaille apareciera en nuestras vidas, la gente nos preguntaba que qué nos había pasado, que nos notaban diferentes; incluso nuestras hijas lo notaron. Para mí, sólo el fin de semana fue una auténtica luna de miel, añade ella.

40 años de experiencia: un programa vivencial.

El éxito de este programa, que surgió en Canadá hace cuarenta años y que ya está presente en medio mundo (desde EE UU y Sudáfrica hasta Filipinas y Australia pasando por Iberoamérica), es la gran carga vivencial.
Un equipo de especialistas, orientadores familiares y sacerdotes católicos planificaron el programa, pero los que se encargan de transmitirlo no son maestros, psicólogos ni expertos: son matrimonios que han experimentado y superado serias crisis conyugales y que comparten sus vivencias y testimonios con parejas al borde del abismo.
Este equipo, compuesto por tres matrimonios y un sacerdote, acompaña con una delicadeza esmerada a los matrimonios en tres etapas:
  1. -una primera entrevista de acercamiento,
  2. -un fin de semana que sirve de escaparate de los temas a tratar,
  3. -y doce sesiones semanales de seguimiento donde se profundiza en la sanación, el perdón, la comunicación, la familia de origen, la aceptación del otro tal como es y no como me gustaría que fuera, etc.
El programa es intenso y exigente, pero si el matrimonio está dispuesto, puede ser una sanación desde la raíz.

"Descubrimos nuestras carencias".

Cuando Eloísa López y Tomás Bullón (26 años casados y dos hijos) decidieron participar en Retrouvaille no sentían que nada fuera mal en su matrimonio. Su deseo, más bien, era poder ayudar a otras parejas en crisis, y, como el requisito previo para formar parte del equipo es vivir el programa completo, decidieron embarcarse.
Cuando hicimos el fin de semana nos dimos cuenta de todas las carencias que tenía nuestro matrimonio: no teníamos la suficiente confianza, no aceptábamos al otro como era, nos costaba perdonarnos, y había muchísimas situaciones que no sabíamos manejar, subraya Eloísa.
Es cierto que no partíamos de una situación límite, pero, aun así, nos dimos cuenta de hasta qué punto estaba erosionado nuestro matrimonio y cómo habíamos llegado a vivirlo con total normalidad, añade.
Tomás explica que, por primera vez, descubrieron todo lo que nos estábamos perdiendo en el matrimonio, incluso siendo aparentemente felices.

Un sacerdote que dice: "nunca es tarde".

Una mujer a la que le propuse que participara en Retrouvaille me dijo: ‘Llega tarde, padre, ya estoy separada’, y yo le contesté: ‘¡No, no es tarde!. Los matrimonios separados también se pueden recuperar’.
Quien habla es José Bullón, sacerdote de la diócesis de Ávila y consiliario de Retrouvaille. Si para los matrimonios ésta es una tabla de salvación, para los sacerdotes también es una ayuda para profundizar en su vocación sacerdotal: Nosotros estamos casados con toda la Iglesia, y debemos profundizar en qué estamos haciendo con nuestra vocación, cómo es nuestro amor y nuestra entrega a lo que un día prometimos.
Además, en Retrouvaille necesitan sacerdotes que puedan hacer este acompañamiento a los matrimonios, así que José Bullón no pierde la ocasión para hacer un llamamiento a aquéllos que deseen unirse al programa.

"Tu vida no es un fracaso... y no estás solo".

El equipo de Retrouvaille es consciente de que no es fácil pedir ayuda cuando las cosas no marchan bien. Juan dice que quienes se acercan al programa suelen venir con dos circunstancias comunes: Una mochila de fracaso en la vida y una gran carga de soledad; pero cuando vas descubriendo que tu vida no es un fracaso y que tampoco estás solo, porque tienes a tu cónyuge al lado, es cuando empieza el proceso de sanación del matrimonio.
Además, suelen venir con mucho miedo a qué les vamos a contar y a qué les vamos a hacer contar, pero aquí los matrimonios no tienen que contar nada sobre ellos de forma pública, y nosotros sólo vamos a hablarles desde nuestra experiencia.
El programa, que va dirigido no sólo a católicos, sino a cualquiera que desee salvar su matrimonio, no es un movimiento ni tiene vocación de permanencia.
Es una ayuda puntual en un momento de crisis; pero, como señala José Bullón, los matrimonios deben ser acogidos después en su comunidad cristiana, en un movimiento o parroquia, o seguir viviendo en la realidad eclesial donde estuvieran.
Retrouvaille no sustituye la vivencia de la fe que pueda tener un matrimonio. Por eso, Bullón insiste en tono de broma: “Que nos envíen a los matrimonios que están en dificultades, que nosotros se los devolvemos”.

¿Es posible salvar cualquier matrimonio?, les preguntamos.Sí, es posible si los dos quieren, afirman todos.
“Amar es una decisión –señala Eloísa–, así que, si estás dispuesto a recuperar tu matrimonio, se puede lograr. Además, nosotros rezamos no sólo durante los encuentros sino también durante todo el proceso por estas parejas que se nos confían. Sin Dios no podemos recuperar ningún matrimonio, somos meros instrumentos”.
Retrouvaille en España: www.retrouvaille.es


PARA AMPLIAR:

PARA LA REFLEXIÓN EN FAMILIA:
  • ¿Qué nos aportó el contenido de esta entrada?.
  • ¿Qué conclusiones se pueden obtener de los enlaces propuestos para ampliar?.
  • Dependiendo de la situación personal que estemos viviendo y también de la relación de pareja que tengamos ¿qué ideas de las aquí expuestas nos pueden servir para rehacer nuestra relación, recuperarla y hacerla más auténtica, más conforme a ambos nos gustaría?.
  • ¿Cuáles podrían los propósitos o compromisos personales concretos para lograr esa recuperación?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada