viernes, 24 de marzo de 2017

Importancia de los tíos y tías en la vida de nuestros hijos

Un tío o una tía no sólo brindan amor y atención a sus sobrinos, sino que la conexión que existe entre ellos la convierte en unos segundos padres en ciertos momentos o situaciones, unos amigos y unos confidentes que siempre velarán por su bienestar. El papel de los tíos en la vida y desarrollo de los niños es muy importante.

La relación de los niños con los tíos es diferente a la que se desarrolla con los papás.

Con ellos generalmente se crea una complicidad muy especial que difícilmente se logra con los padres, gracias a esto hay una sinceridad que ellos podrían no recibir de sus hijos y que facilitaría el comprender y encontrar otro punto de vista a las situaciones que atraviesan los niños.
Los tíos suelen ser un poco más permisivos que los padres, claro, siempre de manera prudente y velando por el bien de sus sobrinos; de esta forma los pequeños encuentran en ellos una mezcla perfecta entre amistad y protección que les da seguridad y los hace felices. Nada como un tío o una tía que te consienta y pase el tiempo jugando contigo.
Un tío o una tía conoce al niño por tanto tiempo como lo hacen un padre y una madre, pero conoce a los papás de mucho antes que su sobrino; por tanto ve la historia de la familia desde un ángulo diferente y puede dar un poderoso sentido de perspectiva a su sobrino que quiere saber más sobre la vida de sus padres antes de su nacimiento.
Pasear con los tíos, las visitas a los museos, juegos, consejos, ánimos y detalles hacen de los tíos personas muy importantes en la vida de todos.

Qué papel tienen los tíos en la vida de los niños.

Un tío puede ser un mentor, una persona que ayude a los niños a tener perspectivas diferentes sobre la vida, puede proporcionar información acerca de las diferentes oportunidades que puede tener según la edad que tenga. Además, también puede compartir aficiones con los niños e inspirar a los pequeños gran motivación para aprender y probar cosas nuevas junto con su tío. Los niños aprecian que su tío o tía sean sus consejeros, que estén a su lado cuando los necesiten y que puedan orientarles en cualquier momento de sus vidas, sobre todo cuando sienten conflictos internos con sus padres.
Aunque un tío no puede ser un amigo sí puede representar una figura muy parecida puesto que la autoridad que tienen los padres ellos no la representan. Este papel de “amigo y confidente” puede cambiar a lo largo de los años dependiendo de la edad que tengan los niños, y lo mejor, es que seguirán teniendo un papel muy importante cuando los niños, se conviertan en adultos. Es necesario que los tíos estén en todos los momentos importantes de la vida de un niño para poder sentir la cercanía.

Cómo conseguir ser un tío o tía increíble.

Si eres tío o tía y quieres que tus sobrinos te quieran y tengan una relación estupenda contigo y que además de quererte, te respeten como figura flexible pero también como una figura adulta a la que debe seguir y admirar, sigue estos consejos:

Interactúa con tus sobrinos.
Es necesario interactuar con ellos y prestarles atención, aunque es tentador que en las relaciones familiares quieras interactuar con otros adultos, tus sobrinos te necesitan también. No es siempre buena idea dejar que los niños “hagan cosas de niños” y los adultos “cosas de adultos”. Lo ideal es que los adultos hablen y se diviertan también con los niños para poder crear buenas relaciones.

Habla con ellos.
Puedes preguntarle cosas sobre la escuela, sus amigos, etc. Lo importante es que los niños noten que sus tíos están interesados en ellos. Si no tienes la oportunidad de estar cerca de tus sobrinos porque la distancia lo impide, será importante que te preocupes por llamarles, hablar con ellos, hacer videollamadas (de forma habitual, no sólo en cumpleaños o fechas importantes).

Cuida de ellos cuando son pequeños.
A los niños les encanta pasar tiempo de calidad con los adultos de referencia y los tíos también lo son. Por eso, si vives cerca de ellos no pierdas la oportunidad de cuidar de ellos. Así, ellos lo pasarán bien contigo, se divertirán y disfrutarán de tu compañía, y además podrás darles un descanso a sus padres.

Recuerda las cosas importantes.
Es muy importante que los tíos recuerden las cosas importantes de sus sobrinos, como los cumpleaños, los santos, fechas importantes en la escuela, etc. A medida que los niños crecen irán teniendo cosas importantes en su vida y es necesario que sepas que te alegras por ellos, aunque sea con una llamada de teléfono. Tu sobrino necesitará el mismo reconocimiento que también necesitan tus hijos.

Criterios educativos, criterios comunes.

Hasta aquí todo hermoso y maravilloso. Mas... ¿qué pasa cuando los padres de sus hijos sostienen ciertos criterios educativos que, de facto, los tíos no respetan o no contemplan?. Ocurre algo similar a como cuando papá va por un lado y mamá va por otro (no es exactamente lo mismo ya que los hijos saben perfectamente quién toma finalmente las decisiones últimas en lo que a ellos les compete y... ésos son los padres, no los tíos).
Sin embargo, es necesario que los tíos mantengan la misma línea educativa que los padres tratan de seguir.
Para ello es necesario:
  1. Tener una amplia comunicación con los padres de manera que se desarrolle una buena confianza mutua.
  2. Compartir ideas en relación con lo educativo y maneras de intervenir en situaciones de conflicto, ruptura de normas, etc... con criterios comunes asumidos por ambas partes.
  3. Respetar y hacer valer ante todo los principios o criterios educativos de los padres, por encima del natural afán de agradar a los sobrinos accediendo a caprichos o transgresiones que los padres no permitirían.
  4. Hablar con franqueza sobre las dificultades y retos que conlleve la educación de los hijos de manera que padres y tíos se puedan ayudar mutuamente en ese proceso educativo.
  5. ...
PARA AMPLIAR:
  • Según la información que ofrece la entrada y los enlaces para ampliar, ¿qué ventajas trae a los padres y a los hijos contar con los tíos en el proceso educativo?.
  • Según nuestro parecer ¿qué condiciones deben darse para que esta interacción con los tíos sea provechosa para todos y especialmente para los hijos?.
  • Si acaso las relaciones entre nosotros y nuestros hermanos/as con sus respectivos hijos no es lo que pensamos que debiera ser ¿cómo revitalizar o recuperar esa relación de manera que nuestros hijos y los suyos puedan tener la relación que sería deseable?.
  • ¿Qué objetivos nos podríamos trazar y cómo podríamos hacer para aumentar en cantidad y calidad estas relaciones familiares?.

martes, 14 de marzo de 2017

Educar niños en edad escolar


Durante la infancia intermedia de su pequeño habrá muchos cambios en la familia. Su hijo es más independiente que antes, puede cuidarse mejor y es más capaz de contribuir con los quehaceres domésticos y otras responsabilidades del hogar. La mayoría de familias descubre que pueden establecer rutinas y en muchas formas la vida parece más organizada. Sin embargo, los pequeños siguen necesitando guía y supervisión de los padres.
Durante los años de la infancia intermedia, los padres tienen dos tareas que son especialmente importantes:
  1. La primera es aprender a permitir y alentar a su hijo a que ingrese solo al mundo nuevo de la escuela y los amigos.
  2. La segunda es aprender a ser padres a la distancia. Cuando los niños entran a la escuela, los padres pasan menos de la mitad del tiempo que pasaban con ellos antes. Entonces, los padres deben ser más eficientes, más alertas y seguir muy involucrados en las vidas de sus hijos para poder supervisarlos, guiarlos y apoyarlos de forma efectiva. 

Durante los años escolares su pequeño puede desarrollar más autoconfianza, superar miedos y dudas de sí mismo, probar los límites de su independencia, buscar modelos a seguir y aprender e interiorizar valores morales y espirituales. Usted y el resto de la familia deben prestar especial atención a las siguientes áreas, que se volverán cada vez más significativas durante esta época de la vida:

Escuela.

La escuela asume un papel central en la vida de su pequeño cuando llega a la edad de cinco o seis años y gran parte de su atención y energía se aleja de la unidad familiar y se enfoca en la escuela. Los años de escuela primaria pueden convertirse en una época de inmensa satisfacción y entusiasmo. A medida que aprende a leer y dominar otras destrezas académicas, desarrollará un amor por el aprendizaje y orgullo por sus logros. Esto puede contribuir a su autoestima, no sólo gracias a sus logros en el salón de clases, sino también a medida que se separa exitosamente del entorno de casa. En el proceso, su maestro puede convertirse en una fuente de apoyo y un ejemplo importante en su vida.
Sin embargo, para algunos niños, la escuela puede causar frustración y estrés. Las discapacidades del aprendizaje pueden interferir con el placer de aprender. Los malos hábitos de estudio o la falta de motivación pueden crear dificultades académicas. A veces los pequeños tienen una mala relación con sus maestros o pueden sufrir de ansiedad por separación que puede interferir con su asistencia a la escuela.
Para hacer que la educación de su hijo sea lo más positiva y productiva posible:
  1. Supervise de cerca su progreso académico y adaptación social y conozca a los maestros.
  2. Hable con su hijo acerca de lo que está aprendiendo en la clase y qué siente de ir a la escuela.
  3. Anímelo a que demuestre las nuevas destrezas que aprenda y las practique con usted.
  4. Supervise las tareas escolares (pero no las haga usted) y asegúrese de que se prepare bien para los exámenes.
  5. Limite la cantidad de televisión que ve, el uso de maquinitas de juego, táblets,... y anímelo a que lea, escriba y se exprese creativamente a través de pasatiempos y deportes.
  6. Si él (o el maestro) reporta algún área problemática, hable abiertamente con el personal de la escuela e intente determinar la mejor forma de ayudar a su pequeño a superar las dificultades. Consulte con el pediatra para que le dé sugerencias para resolver estos problemas.

Amistades.

Por más importante que sea la familia para su hijo, los amigos y conocidos se volverán cada vez más importantes durante la infancia intermedia. Pasará más tiempo con sus compañeros, tanto dentro como fuera de la escuela. Estos compañeros de juego le harán compañía y su pequeño probablemente se preocupará por que los amigos lo acepten socialmente. Sentirá una necesidad fuerte de pertenencia (ser igual que los otros) y reconocimiento (que lo consideren único).
La familia también tendrá que lidiar con el estrés asociado a las relaciones de su hijo con los compañeros. Eventualmente podría tener conflictos con los amigos, lo cual puede menguar su autoestima. Tal vez lo excluyan de un círculo al cual realmente quiere pertenecer, lo que le causará tristeza y soledad.
Durante estos años:
  1. Vigile la selección de amigos de su hijo y supervise, pero no interfiera, con sus actividades de juego.
  2. Preocúpese por conocer a los padres de los amigos y comparta con ellos sus observaciones sobre las actividades de los niños.
  3. Ofrezca apoyo, comprensión y guía a su hijo cuando surjan problemas en las relaciones con sus compañeros.
  4. Cuando haya conflictos, intente entender cómo se siente su hijo al respecto y lo que él ve como los factores que contribuyen al problema. Luego discutan cómo el otro niño podría ver el problema y juntos busquen formas para resolver el conflicto.
  5. Al mismo tiempo recuerde que la familia no puede resolver cada una de las dificultades con los compañeros; por ejemplo, no puede correr al parque de recreo e intervenir siempre que surja un conflicto. Aun así, puede brindar apoyo y guía, transmitiendo sus propios valores y expectativas.

Actividades externas.

Durante la infancia intermedia, su pequeño se interesará por varias actividades externas, que van desde deportes a Scouts, hasta lecciones de música y clubes. Muchas de estas actividades requerirán que la familia se comprometa en términos de tiempo y, en algunos casos, dinero. También pueden requerir paciencia y tolerancia de los padres mientras los niños experimentan con diferentes programas antes de encontrar los que prefieren.
En general, la familia (particularmente los padres) deben tener la disposición de apoyar al niño con recursos, estímulo, supervisión, transporte y, a veces, participación directa.

Fuente: Caring for Your School-Age Child: Ages 5 to 12 (Copyright © 2004 American Academy of Pediatrics)

PARA AMPLIAR:
PARA LA REFLEXIÓN EN FAMILIA:
  • ¿Qué destacaríamos de las ideas expuestas en el artículo?. ¿Por qué resaltamos esos elementos?.
  • ¿En qué coinciden los enlaces para ampliar que hemos anotado a continuación?, ¿en qué amplían su contenido?.
  • ¿Qué conclusiones prácticas obtenemos que nos pueden servir para mejorar nuestra relación padres-hijos y lograr una mejor educación en la etapa escolar intermedia (6 a 14 años)?.
  • ¿Qué dudas, dificultades,... hallamos ante las cuales nos gustaría encontrar respuestas más adecuadas a nuestras necesidades?. (No tengamos ningún problema en plantearlas abiertamente, tanto a través del espacio para comentarios del blog como mediante contacto a través del correo electrónico: familiaescuela257@gmail.com)

sábado, 4 de marzo de 2017

Los abuelos y los nietos

Hay personas que son puntos cardinales, que representan nuestros sentimientos y emociones en su máxima intensidad. Los abuelos son parte de esas personas, personas hogar únicas, entrañables e inolvidables.
Ellos simbolizan una unión generación en el papel que envuelve a un caramelo, en las miradas de complicidad, en el juego permisivo y comprensivo de consentimiento desmedido que crispa a los padres.
Los abuelos son nuestros recuerdos llenos de complacencia, de disfrute y de ternura. Historias repletas de giros inesperados, cabellos blancos que ondean al viento y ojos que lucen ante el sol de un paseo sintiendo la calidez de unas manos que son todo amor y comprensión.
Su mayor y mejor regalo: las raíces que marcan una huella emocional imborrable en el corazón de sus nietos con su olor a secretos compartidos, a pequeños detalles, a dedicación, respeto e incondicionalidad.